lunes, 19 de enero de 2009

Cosas del cine...

Hace unos días fuimos al cine a ver The day the Earth stood still ("Ultimátum a la Tierra" en España) al mismo cine al que fuimos a ver Wall-E. Esta vez la sala estaba más al fondo del cine, y pudimos ver que por aquella parte habia un lounge en el que la gente esta tomando copas e incluso botellas de vino. Nosotros pensamos "pero qué pijitos que son estos germanos". Nuestra sorpresa se hizo mayúscula cuando, ya dentro de la sala, vemos que se sientan un par de asientos mas allá una pareja portando una botella de vino y sendas copas de cristal ¡y que no eran los únicos! Esto, junto con el ofrecimiento de helados justo después del anuncio (que por supuesto volvió a ocurrir en esta ocasión) pone de manifiesto la diferencia en la forma de ver el cine que tienen los alemanes de los españoles.

En este cine hay, en cada fila, un asiento que se llama Kuschelbank, cuya traducción sería aproximadamente "asiento arrumacos" que es un asiento doble sin posabrazos en medio. Esta vez quisismos probarlo y la verdad es que es una forma estupenda de disfrutar del cine con tu pareja. Debería popularizarse por los cines españoles, sería un éxito.

By the way, fuimos al cine porque con el frío llevábamos mucho tiempo sin salir de casa enganchados al WoW cada vez que nos encontrábamos sin nada que hacer y resuta que en esta película nos plantan en una pantalla gigante la imagen del niño jugando al susodicho (que por cierto, estaba con un humano paladín por la Vega de Tuercespina matando nagas (que lo follaron vivo) y un segundo despues estaba en la ciudad de Ventormenta, es imposible que le diera tiempo a resucitar y a tirar de piedra en ese intervalo).

jueves, 8 de enero de 2009

Dedicado a aquellos que dicen de venir...

Bueno, los rumores de nuestros amigos para venir a vernos van tomando forma. Parece que después de más de 3 meses aquí han decidido venir justo cuando Sole tiene los exámenes, pero bueno, así tiene excusa si no salen bien, jeje.
A una parte de esos amigos incluso les hemos tenido que buscar el vuelo, que al parecer no encontraban vuelos baratos. Si es que todo son excusas para no venir a aprovecharse de que tienen alojamiento gratis. ¿Quién querría hacer eso, por dios? Incluso ya nos vemos preparándoles la maleta, :P (¡os queremos!).
Pues eso, a ver si en Febrero os vemos por aquí.

//Ea, Estela, hay tienes, 3 entradas de golpe.

Pequeño susto

Esta última semana ha hecho un frío tremendo (de -5 grados no hemos pasado) y ha caído una buena nevada (todavía no se ha ido la nieve). Por eso nos hemos quedado en casita casi todo el tiempo, que no estamos acostumbrados a estas temperaturas. Bueno, pues aquí estábamos tan tranquilitos viendo Prison Break (lo de "tranquilitos" es un decir, porque vaya tensión con la dichosa serie), cuando oímos unos golpes en la ventana. Nos asomamos y vimos que era la casera, que parecía bastante histérica. Fuimos a abrir la puerta y nos dijo que creía que había ladrones en su casa (viven justo encima de nosotros), porque se suponía que no había nadie en casa y el pestillo estaba cerrado, así que no podía entrar. Sólo nos dió tiempo a ponernos el chaquetón y salir de la casa en zapatillas. Estuvimos allí en la nieve dando vueltas por si veíamos algo mientras ella llamaba a la policía. No os imagináis el frío que estábamos pasando. Bueno, pues al final consiguió contactar con su hija pequeña y ésta le dijo que era ella la que estaba dentro de la casa. ¡Vaya tela con la niña de los !@#*"!
En fin, lo mismo se estaba dando el lote con alguno... Pero bueno, por suerte, sólo se quedó en un susto.

Año Nuevo

Ya estamos aquí de nuevo. ¡ALLES GUTE ZUM NEUES JAHR!
Volvimos el día 30, así que pasamos Fin de Año aquí. Preparamos una cena riquísima (subimos varios puntos en cocina :P) para los dos y al final (tan al final que casi nos dan las uvas en el metro) decidimos ir a despedir el año en la Puerta de Brandemburgo.

F1: Aquí estamos, después de la cena.

¡Madre mía la que tenían allí montada! Una marea de gente mezclando alcohol y cohetes. Pero no os vayais a creer que eran simples petardos: allí cada cual llevaba un arsenal de fuegos artificiales impresionante y no dudaban en tirarlos allí en mitad de toda la gente. La verdad es que el ayuntamiento fue previsor y a los edificios de alrededor les pusieron unos cristales protectores para que los cohetes que se estrellaran allí no los afectaran.
Como allí no daban las campanadas, pues cogimos el reloj y nos tomamos las uvas a ojo (entramos en el año un minuto antes que vosotros :D).
Aquí os dejamos algunos vídeos:

video
V1: El ayuntamiento también tenía preparados
unos fuegos artificiales muy chulos.



video
V2: La verdad es que Sole estaba un poquito
acojonada.

Después de las doce nos fuimos a dar una vuelta a ver si veíamos algún pub o discoteca. Nos recomendaron ir a Kreuzberg, pero no vimos ningún sitio y la verdad es que no apetecía dar muchas vueltas por ese barrio: un montón de cristales rotos, la gente de borrachera dentro de los cajeros de los bancos, más cohetes a discreción e incluso una hoguera improvisada en mitad de una carretera:

video
V3: Evidentemente, vino la polizei y los feuerwerk a
controlar aquello. Con lo modositos que parecen los
alemanes el resto del año...